Skip to content

La Cueva De Valporquero. Traditional Cache

Hidden : 08/26/2007
Difficulty:
2 out of 5
Terrain:
2.5 out of 5

Size: Size:   regular (regular)

Join now to view geocache location details. It's free!

Watch

How Geocaching Works

Please note Use of geocaching.com services is subject to the terms and conditions in our disclaimer.

Geocache Description:


Cartel de Cueva de Valporquero.

1=Entrada cueva. 2=Pequeñas Maravillas. 3=Gran Rotonda. 4=Hadas. 5=Cementerio. 6=Gran via 7=Entrada al curso de aguas. 8=Columna Solitaria. 9=Maravillas. 10=Curso de aguas. 11=Taquilla. 12=Tunel de acceso. 13=Fuente. 14=Merenderos. 15=Cogullun. 16=Aparcamientos. 17=Restaurante Cafeteria. 18=Parque infantil. 19=Valporquero. 20=Atalaya-Mirador.

Hace aproximadamente un millón de años, en el Pleistoceno del Periodo Cuaternario de la era Cenozoica, cuando el hombre iniciaba su andadura por la Tierra, las frías aguas del arroyo de Valporquero empezaron a colarse a través de los poros, fisuras y grietas de la roca caliza, disolviendo sus entrañas lenta y tenazmente. Tuvieron que pasar años, siglos y milenios para que la naturaleza nos mostrara el fantástico mundo subterráneo que fue modelando sabia y pacientemente. La Cueva de Valporquero posee dos niveles principales de galerías, un nivel superior habilitado perfectamente para la "Visita Turística" durante 1Km. de recorrido hasta la sala de Maravillas, y un nivel inferior o "Curso de Aguas", de visita espeleológica y de aventura, que durante unos 2Km. atraviesa la montaña hasta las espectaculares Hoces de Vegacervera. Una enorme boca de cueva inicia el recorrido hacia una completa visita al mundo subterráneo. La belleza de "Pequeñas Maravillas", las descomunales dimensiones de la "Gran Rotonda" (50.000m3), la interminable longitud y altura de "Gran Vía" o las oscuras y profundas simas de "Columna Solitaria", van fijándose en nuestra retina hasta desenfocarse finalmente en la sala "Maravillas". Todo ello a través de cómodos caminos, puentes y escaleras, y con una iluminación artística con mas de 2.000 puntos de luz. En épocas de lluvias o deshielo, el río penetra atronador en la cavidad formando cascadas y rápidos que nos acompañan por las primeras salas visitables hasta perderse en un impresionante salto hacia las profundidades de la sala de Hadas. Por este motivo la primavera y el otoño son las mejores épocas de visita.

CUEVA DE VALPORQUERO

LEÓN

Salas: Pequeñas Maravillas; Gran Rotonda; Hadas; Cementerio Estalactítico; Gran Vía; Columna Solitaria; Cueva de las Maravillas

Duración visita: 1- 1/2 hora.

Temperatura: 7º C constante en todas las épocas.

Humedad: 90%

Vestuario recomendado: Ropa de abrigo y buen calzado

Altitud: A la entrada de la cueva 1.309 m.

Servicios: Guías turísticos, parque infantil, aparcamiento, merendero público y fuente, teléfono publico.

Fechas de Apertura:

Del 1 de Marzo al 16 de Mayo: Viernes, sábados, domingos, festivos y Semana Santa.

Abierto también el 19 de marzo y el 23 de AbrilDel 17 de Mayo al 30 de Septiembre: todos los días.

Del 30 de Septiembre al 15 de Diciembre: Viernes, sábados, domingos y festivos.

 

TARIFAS

La más cara 6,10 € (incluye recorrido completo de todas las salas)

Precios especiales para niños (6-14 años, de menor edad no pagan bajo responsabilidad de sus acompañantes), grupos, Carnet Joven y Agencias de Viaje, Centros Educativos, Asociaciones de la 3ª Edad y Campamentos, previa solicitud a Diputación

 

HORARIOS DE TAQUILLA

10:00 a 17:00: Marzo - Abril - Mayo - Octubre - Noviembre - Diciembre

10:00 a 14:00 y de 15:30 a 19:00: Junio - Julio - Agosto - Septiembre

 

Distancias a capitales de provincia

Oviedo: 90 km

Valladolid: 183 km

Zamora: 181 km

Palencia: 175 km

Salamanca: 243 km

Madrid: 374 km

 

Boca de entrada a la cueva

Son las 11 de la mañana de un caluroso día de verano. Nos disponemos a entrar en la magnífica cueva de Valporquero. Si lo he de confesar en ese instante pensaba que se trataba de una cueva más que visitar. Sin embargo, no fue así. El guía, es decir el magnífico profesional que nos iba a acompañar, de nombre Jose, nos marcó las indicaciones pertinentes y las precauciones que debiamos tomar de seguridad, además de realizar un exhaustivo y minucioso estudio de la historia y características de la cueva.

Éramos un grupo numeroso, de entre 50-60 personas, de todas las edades, de variopintos lugares de toda la geografía nacional, pero hay algo que no se me olvidará nunca y es la cara de impresión y sorpresa de los visitantes cuando estábamos en el interior de la entrada a la cueva. Era algo que no se puede explicar por muchas palabras que lance. Por la mente, se me cruzaron fugaces pensamientos relacionados con el viaje al centro de la tierra de Julio Verne. Era todo francamente misterioso pero apasionante, a la vez.

Lo más sorprendente de todo fue notar el cambio brutal de temperatura del que, obviamente, ya nos habían avisado. Estábamos a 7º de temperatura y la verdad que pasar de 20º a 7º en un metro de terreno y pasar a tener una humedad del 90% era un cambio brusco y los cuerpos lo notaron. Aún así, ya avisados y tomadas las medidas pertinentes nos adentramos en este misterioso mundo de las formaciones geológicas, en las que la naturaleza caprichosa ha labrado miles de formas curiosas, a lo largo de multitud de centenares de años.

Pequeñas Maravillas

Tras un recorrido de unos 100 mts de largo en torno a un precioso lago iluminado, llegamos a la primera sala de todas, la llamada Pequeñas Maravillas.  Atravesamos unas empinadas escaleras, como es lógico, dada la abrupta orografía del terreno que pisábamos y bajo un techo repleto de finas estalactitas, nuestro guía nos explicó la “juventud” de la cueva y las múltiples formas caprichosas que la naturaleza había labrado en su interior. El colorido es excepcional y dentro de ella podemos encontrar desde tonos blancos puros hasta rojizos intensos de óxidos de hierro.

El juego más apasionante fue sin duda, emparentar las formaciones con objetos cotidianos, en la que nadie de los presentes se negó a participar. Todos los espectadores relacionaban unas figuras con elementos de la naturaleza, de la vida y claro, la imaginación desbordó todos nuestros esquemas sobre la similitud de tal o cual figura con otros objetos cotidianos. Entre las conocidas y que ya tienen nombre pudimos observar: "Las Gemelas", "La Torre de Pisa", "El Organo", "El Baño de Diana" y la ya famosa " Virgen con Niño"

Gran Rotonda

Las dimensiones de la Gran Rotonda estremecen a cualquiera y es lógico puesto que cuenta con más de 5.600 m2 de superficie y una altura de unos 20 metros. Por ello, es la mayor de todas las salas y en ella se puede observar que el suelo forma un gran circo que es atravesado por el cauce del río que pasa por allí en épocas de lluvias.

Traspasada esta magnífica estancia en la que a pesar de su magnitud no existen excesivas manifestaciones geológicas nos dirigimos a la Sala de las Hadas.

Hadas

La temperatura tras unos quince minutos en el interior se dejó notar. La proximidad del río que discurre paralelo por una estrecha galería y los sonidos, a veces imperceptibles, que emanan del subsuelo se tornaron sobrecogedores, en definitiva toda una delicia para los sentidos.

Al asomarnos descubrimos el vacío que se abría a una profunda sima que guarda en época invernal las aguas del río. La Sima muestra un salto de unos 15 metros, que según nos comentó Jose, es la conexión de la cueva con el nivel inferior y en definitiva con el "Curso de Aguas", ahora mínimo, ya que en verano las cascadas y movimientos de agua suelen desaparecer, se filtran por los poros de la roca y son casi imperceptibles.

Con todo y a pesar de ser verano, aseguraría que los sonidos que subían hacía nosotros no sólo eran perceptibles sino además sobrecogedores, posiblemente producto de las escorrentías naturales de las aguas circulantes del subsuelo.

Cementerio Estalactítico

Según Jose una serie de desprendimientos y por la propia sedimentación o erosión del río se produjo un taponamiento parcial. El camino se abrió paso a través de un suelo repleto de estalacticas y estalagmitas de negruzcos colores que se reparten por toda la estancia formando lo que allí llaman un "cementerio estalactítico". Sus paredes destacan por ser calizas y destaca el estrecho pasillo que se estrangula al final, protegiendo la grandiosa sala contigua, "Gran Vía".

Gran Vía

La Gran Vía es de muy escasa anchura (8 metros) y alcanza alturas superiores a los 40 metros. Hay escasas formaciones geológicas pero las que se pueden observar son inmensas y de ricos matices cromáticos. Los estratos de caliza afloran de forma espectacular. Al final de esta estancia el terreno se hunde, camino hacia las galerías inferiores y entroncando con el actual curso del río.  

En el mismo centro de la sala sobresale la llamada Columna Solitaria, formación geológica a modo de columna ascendente que se pierde entre una multitud de pequeñas agujas estalactíticas, de varios metros de altura y, como era de esperar, se convirtió en el objeto de nuestra más sentida admiración.

Maravillas

Llegamos a la más espectacular de todas las salas la de las Maravillas. Su techo repleto de formaciones con diferentes gramas cromáticas, formas, tamaños se reparten por todo el techo convirtiendo la visión en un auténtico espectáculo de luz y de color. Aparecen incluso formas nuevas hasta este momento del recorrido un tanto desconocidas: "excéntricas" o "helicititas", con formas de estrella y composición monocristalina. Aparecen también los llamados "Macarrones", "abanderadas" y gran número de estalactitas y estalagmitas que llenan por completo el ambiente. Y al fondo, el majestuoso Lago de Maravillas

 

 

 

 

 

 

Additional Hints (Decrypt)

Ivfvgn yn Ngnynln.

Decryption Key

A|B|C|D|E|F|G|H|I|J|K|L|M
-------------------------
N|O|P|Q|R|S|T|U|V|W|X|Y|Z

(letter above equals below, and vice versa)