Skip to Content

<

Cementerio San Atilano

A cache by CoriZamora Send Message to Owner Message this owner
Hidden : 02/17/2013
Difficulty:
2 out of 5
Terrain:
1.5 out of 5

Size: Size: micro (micro)

Join now to view geocache location details. It's free!

Watch

How Geocaching Works

Please note Use of geocaching.com services is subject to the terms and conditions in our disclaimer.

Geocache Description:


Origen del cementerio de San Atilano
El camposanto zamorano, que se terminó en 1834, fue construido con piedra del templo de San Simón
La ermita del Santo "extra-pontem", del patrón de la ciudad, fue restaurada varias veces, mejorando el retablo y los adornos. En 1740 se reedificó la fachada. La acumulación de tropas y pertrechos para la guerra de Portugal, en 1801, obligó a interrumpir por primera vez el culto en la ermita, que se destinó para almacenar mil quintales de pólvora, llevando previamente los objetos sagrados a la iglesia del Santo Sepulcro.
Peor destino le dieron los franceses durante la ocupación de la ciudad; la convirtieron en cuerpo de guardia y acabaron por desmantelarla, dejándola sin cubierta y ruinosa al abandonar nuestro territorio. Como el Ayuntamiento se hallaba en imposibilidad de acudir a las obligaciones más precisas, la ermita estuvo en completo abandono algunos años, aumentando los estragos por la intemperie.
Ya caída una de las paredes laterales, se instaló allí un porquero con su ganado, sin que nadie lo impidiera, ni aún tuviera noticias el Ayuntamiento, hasta que el comandante de Ingenieros de la Plaza, don Basilio Roldán, pidió que se le diera en fuero, con la tierra colindante de tres fanegas de cabida, a condición de hacer una casa de campo y embellecer aquel sitio. El Ayuntamiento accedió a lo solicitado, señalando por fuero cuarenta y nueve reales al año. Esto sucedió el año de 1817. Don Jacinto Herrero presentó una protesta señalando que aquel negocio había de sacarse a subasta, proponiendo no tan solo mejorar el tipo de fuero, sino reedificar por su cuenta la ermita, para que subsistiera como monumento histórico de la ciudad. El Ayuntamiento contestó que era asunto ultimado, por lo que el señor Herrero y otros ciudadanos recurrieron al Consejo Real.
El Consejo ordenó que se subastara la ermita y el terreno contiguo en favor del Estado, y para evitarlo el Municipio informó que reedificaría y mantendría la ermita como monumento histórico y que le daría utilidad general estableciendo el cementerio público que desde tiempo atrás se le había mandado hacer extramuros, utilizando a tal fin la ermita. De esta manera se salvó el asunto, pero quedó por de pronto archivado.
El estrago del cólera, en 1834 dio lugar a que se reiterase con rigor la orden de que no se inhumasen los cadáveres en las iglesias, señalando un plazo de tres días, bajo severas penas, para instalar cementerios provisionales.
Quedó acabado el Cementerio de San Atilano el mismo año de 1834, empleando en la cerca piedra de la derruida iglesia de San Simón. La reedificación de la capilla terminó al año siguiente, y acerca de la bendición y dependencia hubo competencia entre la Orden de San Juan, representada por el Abad del Santo Sepulcro, y el Ordinario del Obispado.

Los personajes ilustres que descansan en el cementerio de San Atilano

En el año 2012 Zamora inauguraba su Panteón de los Ilustres con la colocación de las cenizas del escultor Eduardo Barrón, siguiendo el modelo de otros camposantos del país. Junto al escultor de Moraleja del Vino descansan muchos otros personajes de la vida pública zamorana que son visitados ocasionalmente no sólo por familiares sino por estudiosos o turistas.
San Atilano acoge a todos los hijos de Zamora que deciden recibir sepulturua en el Camposanto de la capital y allí, en el descanso eterno, todos son iguales a los ojos de los visitantes que se acercan. Sin embargo, existe en otros lugares de Europa y cada vez más en España un turismo de cementerios que busca presentar sus respetos a personajes ilustres o encontrar las mayores singularidades de estos cementerios.
A la entrada del cementerio espera el paso de los hijos que se han emocionado con sus obras, Ramón Álvarez. Hasta sus restos se acercan aquellos que han cargado bajo los banzos o los que sienten fiel devoción a alguna de las imágenes del imaginero de Coreses. Ciudad semanasantera como pocas, además de Ramón Álvarez, otros grandes artistas como Abrantes o Hipólito Pérez Calvo.
Nada más cruzar la puerta principal del camposanto zamorano, a la izquierda se aprecian los vestigios de sus orígenes. Allí se encuentran algunas de las tumbas más antiguas. Las primeras referencias históricas de la necrópolis local se remontan a la primera mitad del siglo XIX, aunque entonces el cementerio no tenía "tanto éxito" ya que se prefería enterrar a los difuntos dentro de las iglesias o en su entorno. Una de las tumbas ancestrales de San Atilano que aún se conservan es la de una niña llamada María Dolores Primitiva, en cuyo nicho puede leerse en una placa que "tendió al cielo sus alas y aquí sus despojos descansan en paz". La pequeña fue enterrada junto al muro del camposanto en 1889, cuando tan solo tenía 17 meses.
El aficionado al turismo del descanso eterno puede admirar esta tumba junto a otras que igualmente datan de finales del siglo XIX y medio centenar de panteones monumentales construidos ya en el siglo XX. Pero el arte en el cementerio se aprecia hasta en los árboles, en concreto en un ciprés muerto en el que hace ahora una década el artista Andrés Figuero talló a partir del tronco un ángel de madera al que le añadió unas alas de hierro.
Llama la atención el soldado que, sin acabar nunca su guardia, vela por el descanso eterno del Teniente Tito o la decoración de piedra y naturaleza que decora la tumba de Candelaria Ruíz del Árbol, una de las benefactoras de la ciudad que ahora tiene un barrio a su nombre.
El maestro Haedo o Claudio Rodríguez son otros de los intelectuales zamoranos que son visitados y que podrían tener cabida en el Panteón de los Ilustres donde, hasta el momento, sólo encuentra descanso Eduardo Barrón. Magistral Romero, Isabelita de Jerez o las religiosas Sor Dositea y Sor Ignacia encuentran también el hueco entre esos lugares a visitar dentro de San Atilano. 

Horarios

Cementerio municipal "San atilano" 
INVIERTO (NOVIEMBRE-MARZO)
Lunes a Viernes: de 09:00 a 18:00 h.
VERANO (ABRIL-OCTUBRE)
Lunes a Viernes: de 09:00 a 19:00 h.
** Este caché no se encuentra dentro del recinto **

Necesita material de escritura

Additional Hints (Decrypt)

Zheb. Zven unpvn neevon

Decryption Key

A|B|C|D|E|F|G|H|I|J|K|L|M
-------------------------
N|O|P|Q|R|S|T|U|V|W|X|Y|Z

(letter above equals below, and vice versa)



 

Find...

71 Logged Visits

Found it 55     Didn't find it 11     Publish Listing 1     Owner Maintenance 3     Update Coordinates 1     

View Logbook | View the Image Gallery of 9 images

**Warning! Spoilers may be included in the descriptions or links.

Current Time:
Last Updated:
Rendered From:Unknown
Coordinates are in the WGS84 datum

Return to the Top of the Page

Reviewer notes

Use this space to describe your geocache location, container, and how it's hidden to your reviewer. If you've made changes, tell the reviewer what changes you made. The more they know, the easier it is for them to publish your geocache. This note will not be visible to the public when your geocache is published.