Escondiendo tu primer geocaché

¿Así que por fin estás listo para ocultar tu primer geocaché? ¿Has encontrado más de 20 cachés, explorado diferentes tipos de cachés y te has enfrentado a diferentes niveles de dificultad y terreno? ¡Ahora puedes esconder uno de los tuyos!

Hay algunos pasos que debes completar antes de ocultar tu primer caché. En primer lugar, elige un recipiente resistente e impermeable, adecuado para la vida al aire libre y asegúrate de investigar. Ocultar un caché es algo más que colocar un contenedor en cualquier lugar. Debes obtener información sobre las cachés de alta calidad y qué tipos de caché están disponibles para que los escondas. Es importante leer las directrices de ocultación de geocachés para asegurarse de que se conocen las normas que deben seguir los propietarios de los cachés, incluida la obtención del permiso del dueño de la propiedad antes de colocar el caché.

Una vez que hayas investigado, es el momento de empezar a planificar dónde quieres esconder tu caché. Elije un lugar agradable al que te gustaría llevar a la gente de visita. Es mejor ocultar el caché a unas pocas millas de tu casa para que puedas mantenerlo fácilmente si necesita ser reparado o reemplazado. Encontrar cachés en tu área te dará una buena idea de los diferentes estilos de caché y qué ubicaciones están disponibles para tu caché.

Ahora que has encontrado el lugar perfecto para ocultar el caché, debes practicar la obtención de las coordenadas correctas para la ubicación. En Geocaching HQ, te recomendamos que recojas las coordenadas de tu ubicación varias veces y las promedies para conseguir precisión. Unas coordenadas precisas ayudan a los geocachers a buscar en el lugar correcto y pueden marcar la diferencia entre que encuentren o no el caché. Puedes tomar las coordenadas con la aplicación Geocaching® o con un dispositivo GPS específico.

Ahora que has elegido tu ubicación perfecta y tienes las coordenadas, es el momento de crear una página de caché en Geocaching.com. Se te pedirá que respondas a unas cuantas preguntas sobre el caché, incluyendo el tamaño del mismo, el grado de dificultad y el terreno, el tipo de caché y qué atributos incluir. Podrás proporcionar información detallada sobre el caché en la sección de descripción e incluir una pista para ayudar a otros buscadores a localizar tu caché si tienen problemas. Asegúrate de que tu caché esté en su lugar y listo para ser encontrado antes de enviar la página de caché.

Una vez que hayas rellenado toda la información de la página de caché y hayas publicado una nota al revisor describiendo tu contenedor y cómo se oculta, es el momento de enviar tu página de caché para su revisión. Durante el proceso de revisión, te pondrás en contacto con el revisor voluntario local de tu comunidad. Geocaching cuenta con increíbles voluntarios de la comunidad que ayudan a que el juego funcione sin problemas. Los revisores son expertos en las normas de ocultación y en las políticas territoriales locales y te orientarán si hay que actualizar o cambiar algo en tu página de caché. Una vez tu caché pase la revisión, ¡se puede publicar!

¡Felicidades! ¡Ahora eres el dueño de tu propio geocaché! Es hora de ver cómo llegan los curiosos registros de los buscadores de tesoros, informando sobre el gran caché que has escondido. Asegúrate de estar atento a los registros de Necesita Mantenimiento para poder mantener tu caché y garantizar que esos divertidos registros sigan llegando.

Genevieve is a Marketing Associate at Geocaching HQ.